Si un país se endeuda, que lo haga bien…

La deuda no es mala si se utiliza correctamente. Por desgracia, parece que esto es fácil decirlo, pero muy complicarlo llevarlo a cabo.
deuda_lastre

A lo largo de la historia los países han usado la deuda pública para financiar infinidad de proyectos, políticas públicas, o para hacer frente a crisis financieras. Hay que decir que la deuda en sí misma no es mala, si se gestiona de forma correcta, puede ayudar al desarrollo de un país, igual que ayuda a una empresa a expandirse y crecer. El problema viene cuando las condiciones en que se contrae no son óptimas, ya sea por la situación económica del país, o por su situación crediticia.

Primero veamos cómo está la situación a nivel mundial a través de la página www.howmuch.net, que nos facilita este gráfico de la deuda mundial en función de los países. Como podéis ver España está entre los primeros del mundo, por desgracia siempre solemos estar en los primeros puestos económicos, en las cosas en las que no deberíamos.

Deuda por país en 2021. Fuente: www.howmuch.net

Si un país necesita dinero, ¿a quién se lo pide?

Existen varios organismos internacionales como el FMI (Fondo Monetario Internacional), la FED (Reserva Federal de los EEUU) o BCE (Banco Central Europeo) que son los que tienen potestad para prestar dinero a los diferentes países. Por tanto, al igual que tú vas a un banco a pedir un préstamo o una hipoteca, los países acuden a estos “bancos especiales” para pedir su dinero.

En este sentido, el funcionamiento de estos “bancos especiales” es bastante similar a un banco normal. El banco te presta dinero si cumples una serie de requisitos, y en función del riesgo que representas para la entidad bancaria, te da unas condiciones u otras. El riesgo hace referencia a la probabilidad, que calcula el banco, de que les vayas a devolver el dinero prestado. En cuanto a las condiciones, hacen referencia a la tasa de interés. Si representas poco riesgo para el banco (están seguros de que devolverás el dinero) tu tasa de interés será más baja. Si por el contrario, el banco considera que eres una persona que tiene un alto riesgo de no devolver el dinero la tasa de interés será alta.

Pero claro, si eres una persona es fácil calcular si vas a poder devolver o no el dinero, pero si eres un país, ¿cómo se hace? En este caso se analizan diversos factores, como la prima de riesgo del país, el actual estado del PIB (producto interior bruto) o el estado de la deuda o el IPC (índice de precios al consumo), entre otros factores. En base a esos datos macroeconómicos del país los bancos estiman el riesgo y conceden el préstamo a una determinada tasa de interés. En el caso de la Unión Europea, el BCE presta el dinero a todos los países miembros con el mismo interés, por lo que en este sentido, no se tienen en cuenta los factores descritos anteriormente. Sin embargo, sí que se tienen en cuenta a la hora de calificar la rentabilidad de los bonos que los diferentes países emiten, para pagar la deuda contraída con el BCE.

¿Cuándo la deuda representa un problema para un país?

El principal riesgo para un país es que cuanto más deuda asume, más intereses tiene que pagar por ella. Para poder pagar los intereses necesita recaudar más dinero, principalmente a base de subir impuestos o de recortar gasto público (sueldos de funcionarios, pensiones, prestaciones sanitarias y de educación…). El punto crítico radica en el momento en el que el dinero que un país recauda de sus ciudadanos ya no sirve para pagar la deuda más los gastos básicos del país, principalmente sueldos de funcionarios, pensiones, y otras prestaciones públicas. En ese momento el país entra en quiebra como cualquier empresa. Un ejemplo lo tenemos en Grecia, en la crisis de 2008.

Situación actual de España

España ahora mismo está en máximos históricos de deuda y esto es una situación económica muy mala. Con la situación actual cada español debe unos 32.000€ a las arcas públicas. Ya sea en tu vida personal, como a nivel de país, para tener una economía saludable no te deberías de endeudar más de un 30% de tus ingresos fijos mensuales. En el caso de los países no se deberían de endeudar más de ese 30% de su PIB. España ahora mismo roza el 120%, lo que es una situación muy preocupante.

No existe un número mágico que diga cuando un país entrará en quiebra, pero lo cierto es que España está un pasito más cerca de conseguirlo. Evidentemente este es uno de esos datos que nunca nadie analizará en televisión para que la gente lo analice, ya que de ser así, más de un político tendría que abandonar su cargo.

El Ingeniero de Wall Street

Comparte el artículo en Redes Sociales:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email
WhatsApp

No te vayas aún

Podría Interesarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *