Paridad Euro – Dólar. 1€ = 1$ – ¿Cómo afecta a mi bolsillo?

¿Sabéis que desde hace una semana un euro equivale a un dólar? Parece una tontería, pero es un hecho histórico que no se veía desde hace 20 años. En este artículo queremos explicarte como puede afectar este hito en tu día a día.
euro_dolar

En estos tiempos tan convulsos que nos ha tocado vivir, nos encontramos con un nuevo problema económico que no se veía desde hacía 20 años, y no es ni más ni menos, que la paridad Euro – Dólar. Desde 2002, 1 euro ha equivalido a más de 1 dólar, llegando a su máximo de 1€ = 1.60$ en 2008. Podemos decir que el Euro llevaba 20 años estando fuerte frente al dólar.

Habrá mucha gente que vea esto en las noticias y que no se preocupe demasiado, o comente con sus amigos tomando unas cervezas, que a él que más le da esto si en España tenemos euros.

Pues bien, vamos a ver cómo impacta el tener un Euro débil en nuestro día a día.

Precio de la gasolina

A nivel mundial el precio del petróleo está marcado por el barril de Brent, y éste cotiza en dólares. Es decir, cualquier petróleo de cualquier país del mundo, se compra en dólares, no en la moneda propia de cada país. Por tanto, si con un euro podemos comprar menos dólares, también podremos comprar menos cantidad de petróleo. Como resultado, el precio de la gasolina sube.

Precio de las materias primas

Las materias primas también cotizan en dólares. Al igual que pasa con el petróleo cualquier producto que queramos comprar basado en materias primas como pueden ser el algodón, el acero, la madera, el café… va a costar más dinero. De la misma forma que hemos descrito anteriormente, esto implicará una subida de precios y por tanto aumentará la inflación, ya de por sí desbocada en los últimos meses.

Si nos centramos en España, aquí incluye el precio del gas, que recordemos que, tras las últimas decisiones políticas, lo compramos principalmente a EEUU y no a Argelia como sucedía anteriormente. Por lo tanto, incluso poner este invierno la calefacción va a suponer un alto coste.

Importaciones

Las empresas que compran productos de otros países, especialmente a aquellos en los que el intercambio se hace en dólares van a ver sus beneficios mermados, y por consiguiente su rentabilidad, pudiendo en algunos casos extremos llegar a hacerlas quebrar. Pongamos como ejemplo una empresa española que importa fundas de móvil que cuestan 1$ la unidad. Hace un par de años, con el cambio 1€ = 1.30$, con 1000€ podía comprar 1300 fundas para vender, ahora con la paridad 1€ = 1$, con esos mismos 1000€ solo podría importar 1000 fundas. Estamos hablando de 300 unidades menos de producto para poder vender y obtener beneficio de ello.

Como resultado colateral, ya quiebren o no, el problema es que el Estado recaudará muchos menos impuestos de estas empresas al tener menos beneficios, o ninguno, en caso de que entren en pérdidas.

Precio del transporte

Al subir el petróleo sube todo el coste del transporte en general, afectando no solo al transporte terrestre, sino también, al marítimo y al aéreo. Esto afecta a los costes, que se repercuten en los productos que pagan los consumidores finalmente, contribuyendo una vez más a disparar la inflación.

Conclusión

Llegados a este punto, hemos visto las repercusiones que la paridad tiene en nuestro día a día, pero la pregunta que os estaréis haciendo seguramente sea: ¿por qué hemos llegado a esta situación?

Bien, la respuesta es en parte sencilla, aunque intervienen muchos factores macroeconómicos en los que no vamos a entrar en detalle.

Lo primero que debemos entender es que el dinero de los inversores fluye entre los diferentes países en función de la rentabilidad que sus mercados ofrecen a éstos últimos. En períodos de inflación los inversores tienden a refugiarse en los bonos estatales. Y es en este punto donde radica el aspecto fundamental de esta cuestión. Los bonos tienen más rentabilidad conforme más suben los tipos de interés. En la situación actual los bonos americanos tienen una rentabilidad superior a los europeos. Esto se debe a que la FED (La Reserva Federal estadounidense) ha subido más los tipos de interés que el BCE (Banco Central Europeo).

Llegados a este punto, la respuesta sencilla sería que si el BCE los sube al mismo nivel, entonces volveremos a tener un Euro fuerte respecto al Dólar. Esto es correcto, pero lleva asociados una serie de graves problemas respecto a los países más endeudados, entre los que se encuentra España. En la crisis de 2008 España estaba endeudada al 70% del PIB, mientras que ahora roza el 120%. Si el BCE sube los tipos de interés cuando el Estado Español vaya a pedir nuevos préstamos al BCE (que lo hará porque España a día de hoy no genera el suficiente dinero como para ser sostenible), va a tener que pagar más intereses a largo plazo. En el caso de una hipoteca, en una subida de interés la cuota puede cambiar unas decenas de euros, pero en el caso del Estado esta variación puede suponer miles de millones anuales extra, que hay que quitar de otros gastos (Sanidad, Educación, Justicia, Servicios Sociales…).

Vivimos una situación muy complicada, de hecho, el BCE ya ha tenido que salir al paso de las especulaciones y ha establecido “procedimientos de control” sin explicar en qué consisten para los países que tienen mucha deuda. Esto se debe a que países como pueden ser España e Italia, en caso de que el BCE se viera obligado a subir mucho los tipos de interés, podrían no poder pagar su deuda, y “quebrar” técnicamente.

Ahora solo nos queda esperar a ver qué decisión toma el BCE en los próximos meses, pero solo tiene dos opciones, subir tipos de interés o dejarlos como están, y ninguna de las dos es una buena solución para nuestros bolsillos.

No olvidemos que esta situación ha sido creada por el propio BCE y los países de la Unión Europea, al “fabricar” tanto dinero en la crisis del COVID, que ahora hay que retirar del mercado.

Spoiler: Ayer, 21/07/2022, el BCE subió los tipos de interés un 0.5% (50 puntos básicos). Empezamos a ver los primeros pasos de Europa para combatir la inflación, veremos cómo afecta esto a los países más endeudados como España.

El Ingeniero de Wall Street

Comparte el artículo en Redes Sociales:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email
WhatsApp

No te vayas aún

Podría Interesarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *