La carrera de la rata

Reflexionemos acerca de la importancia de llevar un mínimo de control en nuestras finanzas personales.
hombre_corriendo_circulos

La carrera de la rata. Esta frase es muy famosa y atribuible al escritor Robert Kobayashi y su libro “Padre Rico y Padre Pobre”. Para quien no conozca el libro, la frase hace referencia al hecho de que la gente no es capaz de ahorrar y llega siempre justa a final de mes. Esto implica que cualquier imprevisto, como, por ejemplo, una reparación en el coche, una derrama en la comunidad o un electrodoméstico que se rompe, cree un grave desequilibrio en las finanzas personales de ese mes.

A lo explicado en el párrafo anterior se le une el hecho, que está instaurado en la mentalidad de la gente debido a la economía consumista en la que vivimos, de que cuanto más gana uno, más debe gastar. Este hecho crea la siguiente paradoja: en la mayoría de los casos, cuanto más dinero ganamos, más endeudados estamos.

Todo esto viene a raíz de un artículo publicado hace unos días en el que se recogía la siguiente afirmación: “El 32% de los españoles asegura quedarse con solo un 10% de su sueldo tras pagar todas las facturas, además, en momentos puntuales muchos no son capaces de pagarlas a tiempo y piden aplazarlo”.

Este tipo de titulares nos deben hacer pensar, y es que lo primero que debemos hacer cuando cobramos es “pagarnos a nosotros mismos” es decir, ahorrar o invertir, y con el dinero que sobra pagar todo lo demás. La regla básica para poder salir de esta carrera de la rata, emulando a un Hamster corriendo sin parar en una rueda día tras día, es que los gastos fijos no deben de superar el 30-40% de los ingresos mensuales. Por gastos fijos se entiende: la letra de la hipoteca, la letra del coche, las diversas facturas de internet, luz, agua, móvil, o la comunidad de vecinos, etcétera. Además, debemos añadir aquellos gastos que pagamos una vez al año, como el seguro del coche, dividirlo entre doce meses (prorratearlo) y sumarlo como gasto fijo mensual. En definitiva, un gasto fijo es cualquier gasto que estamos obligados a pagar de forma mensual.

De esta forma podremos ajustar nuestros gastos fijos mensuales y nos quedará dinero para ahorrar y disfrutar de algún que otro capricho. Como la mayoría de la población solo dispone de forma de su sueldo como ingreso, es clave analizar si el sueldo neto “real” va a ser mejor en un trabajo futuro o no. 

Pongamos un ejemplo para entender este concepto:

¿Es mejor un sueldo de 1600€ en el centro de Madrid o de 1200€ en un pequeño pueblo de Badajoz? 

La mayoría de la gente puede pensar que la primera opción es mejor, ya que el sueldo a percibir será mayor, pero la verdad es que lo es la segunda opción. Esto se debe a que en Madrid el alquiler será mucho más caro, seguramente deberás pagar más por el abono de transporte para llegar al trabajo, y en general el precio de la vida será mayor. Por lo tanto, al restar los gastos fijos en ambos casos te quedará mayor sueldo en el pueblo.

En este sentido es importante considerar las ventajas de un trabajo en remoto. Nos ahorra gastos fijos como la gasolina del coche o el abono transporte, además de ahorrarnos tiempo en el día a día. Así pues, deberíamos considerar estas variables al analizar en salario neto real en el caso de pasar de un trabajo presencial a uno remoto.

Como resumen, con este artículo pretendemos haceros reflexionar sobre la importancia de los gastos fijos en nuestras finanzas personales, ya que tenerlos controlados y hacer un balance entre éstos y nuestros ingresos es necesario para poder llevar una vida lo más tranquila y saludable posible a nivel económico.

El Ingeniero de Wall Street

Comparte el artículo en Redes Sociales:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email
WhatsApp

No te vayas aún

Podría Interesarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *